Síguenos en Instagram @trabajonextweb

Los estudios muestran que apenas un tercio de los nuevos empleados optan por negociar sus ofertas de trabajo. El miedo, la falta de autoestima y la ansiedad por perder potencialmente la oferta de trabajo contribuyen a la decisión de un nuevo empleado de no negociar.

Sin embargo, sorprendentemente, el desconocimiento es el factor más importante cuando se trata de negociar. Muchas personas simplemente no saben que pueden negociar y, en cambio, simplemente aceptan la primera oferta presentada.

No necesariamente tienes que ser tú.

Puedes ganar lo que podrían ser cientos de miles de dólares más en el transcurso de tu carrera una vez que aprendas a aprovechar el poder de la negociación. Para comenzar, debes saber que vales. Los reclutadores, los gerentes de contratación y los empleadores pueden quererte, pero también están buscando el mejor resultado final para la empresa y velando por el mejor interés de ella. Depende de ti cuidar de los tuyos.

5 razones por las que debes negociar ofertas de trabajo

Para comenzar, primero es importante entender por qué es importante negociar tu nueva oferta de trabajo.

1. Puede que te estés volviendo loco

Las probabilidades son que la primera oferta presentada por tu nuevo empleador será menor de lo que deberías recibir. Como muchas personas simplemente aceptan la primera oferta, le sirve a la compañía presentar la oferta más baja que creen que pueden salirse con la suya. Si eres un candidato increíble, pero no sabes que deberías estar negociando, tomarás lo que se te ofrece.

2. Ellos esperan una negociación

Si bien muchas personas no negocian, está en la mente del empleador que eventualmente podrías negociar. Por lo tanto, les conviene ofrecerte un número bajo como punto de partida para las conversaciones. Probablemente estén dispuestos a pagar más, pero al comenzar en el extremo inferior del espectro se dan el mayor margen de crecimiento, lo que los hace lucir generosos cuando impulsan la oferta durante las negociaciones.

3. La autodefensa se lee como autoconfianza

Si te presentas con confianza, conocimiento sobre el mercado, tú mismo y lo que es justo en términos de salario y beneficios, te verás mucho más atractivo como candidato. Cuanto más valioso parezcas, más ofrecerá una empresa para poder incluirte en su equipo.

4. La negociación muestra que estás preparado

Hacer tu tarea en el papel que te corresponde. Si demuestras que haz considerado cuidadosamente qué tan bien puedes satisfacer las necesidades de la empresa en dicho puesto y, por lo tanto, cuánto mereces ser compensado, estás mostrándote como alguien a quien se debe tomar en serio y respetar.

5. ¿Por qué no?

La simple verdad es que no hay nada malo en la negociación, pero puede causarte mucho daño al no negociar. Si aceptas un paquete de sueldos y beneficios que está muy por debajo de las necesidades del cargo y tu propio valor, lo más probable es que conduzca a mayores niveles de estrés. Aunque es posible que no obtengas todo lo que pides, nunca sabrás lo que puedes obtener hasta que lo solicites.

<<Cómo encontrar y conseguir un trabajo que ames>>

Cómo negociar una oferta de trabajo.

El procedimiento exacto de cualquier negociación variará de un rol a otro, de una compañía a otra, pero hay algunas «reglas» que se pueden seguir en casi todas las situaciones. Teniendo esto en cuenta junto con el desarrollo de tu capacidad de ser paciente y flexible, te servirá a medida que te acerques a las conversaciones con tu contratante.

1. Sé agradable

Es muy simple, pero hay que decirlo: la gente quiere a quien le gusta. Puedes obtener más de lo que quieres si eres cálido y acogedor que si eres frío y malhumorado. Defiéndete y conoce lo que quieres pero se amable al respecto.

2. Ayúdalos a entender lo que vales

Ahora que les gustas, necesitan entender por qué mereces lo que estás pidiendo. Bríndeles ejemplos de tus antecedentes para respaldar tus solicitudes. Crea una narrativa poderosa y honesta de tu desempeño y habilidades. Esto ayudará a tus contratantes a ver más claramente lo valioso que serás para ellos una vez que te tengan a bordo y te ayudará a obtener lo que deseas sin parecer arrogante durante las negociaciones.

3. Muéstrales que pueden atraparte

No sirve de nada jugar tan duro que tu potencial empleador empiece a pensar que estás fuera de su alcance. Deje en claro que deseas trabajar con ellos: solo está buscando el trato que los hará más felices a ambos. Si aprovechas el interés de otras compañías en tus conversaciones, asegúrate de incluir lo que podrían hacer ellos que te haría olvidar todas las demás ofertas y elegirlas.

4. Comprende con quién estás hablando (y tus limitaciones)

Adapta tu comunicación a la persona con la que estás hablando. Conoce tanto sobre ellos, sus limitaciones y sus necesidades y habla con ellos. Tus preguntas y declaraciones deben cambiar dependiendo de si estás hablando con un reclutador, gerente de recursos humanos o tu nuevo jefe potencial. Juega de manera inteligente e incluye tu perspectiva y posición en tu decisión de cómo abordar la conversación.

5. Debes estar preparado para preguntas difíciles

Esas preguntas llegarán. La regla número uno aquí es esta: no mientas. No tienes que revelar toda la historia de tu vida, pero las respuestas engañosas o falsas a preguntas difíciles se pueden ver mucho más claramente de lo que crees. Se verá como si carecieras de integridad, lo que reduce inmediatamente el deseo del empleador por ti. Elige en cambio para estar preparado. Piensa en las preguntas más difíciles que te pueden hacer, las que te dan ansiedad para pensar en responder, y respóndelas antes de tu reunión. Conocer la respuesta a una pregunta difícil te ahorra a ti y a la persona sentada frente a ti mucho estrés.

6. Negociar días de vacaciones y otros beneficios

Un gran error que algunos cometen al mirar tu oferta de trabajo es mirar solo el salario ofrecido. El salario no es lo único sobre la mesa. Los paquetes de salud, días de vacaciones y otros beneficios deben considerarse al negociar tu oferta de trabajo. Mire el paquete completo que se ofrece y decide atentamente qué te dará satisfacción a largo plazo. Tal vez puedas obtener un salario ligeramente más bajo de lo que inicialmente querías si los beneficios lo compensan.

Qué SI hacer (y NO hacer) al negociar el salario

En cualquier negociación salarial específica, hay algunas cosas que definitivamente debes hacer, y algunas que definitivamente no debes hacer. Ten esto en cuenta cuando inicies negociaciones salariales para ubicarte en la mejor posición para obtener la cifra que deseas.

1. SI HACER: Elija un número en el rango superior

Si haz realizado tu investigación, debes tener en cuenta un rango de salario que represente tu valor de mercado. Pide una figura que esté en la parte superior de ese rango, no en el medio o en el extremo inferior. Demuestra que crees que eres digno de un salario superior y date espacio para mover un poco tu número durante las negociaciones.

2. SIHACER: Número actual y EXACTO

Los números específicos son más bien recibidos que los números redondos. Si sabes que quiere algo cerca de $ 80,000, elija una cifra como $ 79,750. Los estudios muestran que cuanto más preciso sea con su número, más probable es que tu número sea aceptado, ya que da la impresión de que haz investigado lo suficiente para conocer una cifra exacta.

3. SI HACER: dirigir la conversación hacia el futuro, no el pasado

En muchos lugares es ilegal preguntar sobre el historial salarial. Si surge la pregunta y decides responderla, presenta rápidamente el número de anterior salario completo, incluidos todos los beneficios y bonificaciones, y mueve la conversación hacia el número que estás buscando actualmente en función del crecimiento que haz tenido y continuarás teniendo.

4. SI HACER: Tómate el tiempo para considerar la oferta

Incluso si la oferta es emocionante y se ve genial, tómate un par de días para considerarla antes de tomar una decisión final o proporcionar una contraoferta. Mire el paquete completo y visualiza cómo sería tu vida en la nueva situación. ¿Se siente algo mal o vale la pena echarle un segundo vistazo? El tiempo puede permitirte ver algo en el paquete que necesita más discusión o alteración. Practica la paciencia y asegúrate de estar completamente satisfecho antes de aceptar cualquier oferta.

5. NO HACER: Hablar sobre estresores personales

Mantén la conversación positiva y centrada en lo que tienes que ofrecer como empleado que demuestras que mereces lo que estás pidiendo. Sacar todas las razones personales por las que necesitas una cierta cantidad de dólares (cuidado de niños, facturas médicas, deudas, etc.) solo te hará parecer desesperado y te pone en una posición de negociación débil.

6. NO HACER: tener miedo al «No»

La negociación solo puede comenzar realmente una vez que alguien ha dicho «no». Espere que su oferta sea contrarrestada por su arrendatario y también tenga la libertad de decir «no». Usar el poder del «no» abre puertas para una mayor satisfacción a largo plazo.

7. NO: Hacer amenazas

El tono es tan importante en las negociaciones comerciales, como lo son las palabras que eliges. Las emociones pueden asustarte durante conversaciones difíciles sobre salarios u ofertas de trabajo, así que recuerda respirar y mantener la perspectiva. Debes saber lo que quieres, recuerda que la persona sentada frente a ti quiere tenerte a bordo y recuerda mantener tu tono amigable, ligero y agradable. No comprometas lo que quieres, pero debes estar dispuesto a trabajar con la persona con la que estás hablando en lugar de combatirla.

Cómo negociar una oferta de trabajo por teléfono o correo electrónico

Discutir tu nueva oferta de trabajo por teléfono o por correo electrónico agrega algunas restricciones más que reunirse para negociar en persona. Sin poder ver a la otra persona, pierdes muchas señales no verbales que pueden ayudarte a comprender más claramente lo que piensa tu posible empleador. Aquí hay algunos consejos a tener en cuenta al iniciar una conversación a través de estos canales.

1. Por teléfono

a) Cuida tu tono y tempo

Como tu cara y cuerpo están literalmente fuera de la imagen, un tono acogedor se presta a una conversación suave y afable. Hablar un poco más despacio y claramente de lo que lo harías si estuvieras en persona también ayuda a que la conversación fluya.

b) Toma nota

Una gran ventaja de la conversación telefónica es que puedes tomar tantas notas como desees sin que nadie se dé cuenta de lo que estás escribiendo. Aprovecha esto anotando todo lo que necesites recordar para hacer una pregunta más adelante.

c) Extendido

Otra ventaja de una discusión por teléfono es que puedes presentar ante ti toda tu investigación, documentos, listas y cualquier otra cosa que te respalde mientras negocia. Sin embargo, mantenga tus documentos organizados para que no te esfuerces por encontrar el papel correcto mientras intentas escuchar lo que tu empleador tiene que decir.

2. Por correo electronico

a) Mantén tus emociones vivas

Una de las trampas de la comunicación por correo electrónico es que a menudo se presenta como plana, sin vida e incluso de bordes duros. Ofrece palabras positivas sobre la oferta de trabajo o alguna otra declaración optimista que establezca un tono alegre y agradable.

b) Usa la empatía

Hazles saber que eres considerado con ellos ofreciéndoles una declaración de comprensión sobre cómo podrían estar en tu posición. Algo así como: «Entiendo que tienes muchos candidatos que evaluar, así que quería responderte lo antes posible». Esto les ayuda a saber que estás consciente de su tiempo y energía.

c) Diseña tu oferta claramente

Apunte las áreas en las que estás interesado en negociar con un ajuste propuesto a tu oferta original. También menciona con lo que no estás de acuerdo en su oferta. Se claro, conciso y respalde tu contraoferta con los motivos por los que sientes que mereces lo que está pidiendo.

d) Hazles saber que es una discusión

En tu cierre, indica que estás abierto a más preguntas o discusión. Deseas que sientan que están hablando contigo en lugar de que les esté diciendo qué hacer.

Conclusión

Negociar puede ser un proceso difícil, a menudo incómodo, pero es necesario si deseas obtener el mejor trato posible para ti. Es normal sentirse nervioso o incierto. Respira hondo y dite a ti mismo las cosas que aprendiste. Te agradecerás cuando tu cuenta bancaria crezca y estés disfrutando de un cóctel en una playa en algún lugar durante uno de tus días de vacaciones adicionales.

Síguenos en Instagram @trabajonextweb
Nubepal Convertylo CarreraNext TiendaNext